Saltar al contenido
Recetas con Pechugas de Pollo

Pechugas de pollo con quinoa y salsa de queso

pechugas de pollo con salsa de queso y quinoa

 

Pechugas de pollo con salsa de queso y quinoa

Es un pequeño paso para el hombre, un salto gigante para tu mesa. Si unas pechugas de pollo con salsa de queso ya hacen la alegría de cualquier casa, entonces imagina añadirles una quinoa mojadita en el medio y unos ramos de brócoli crocantes para acompañar.
¿Te lo imaginas? Entonces marca en un papel: 30 minutos para cocinar y una sola olla para lavar. Es todo lo que necesita para esta maravillosa receta.
Raciones 4 personas
Autor Cooking Classy

Ingredientes

  • 450 gramos Pechuga de pollo picada en cubitos
  • 3/4 taza Cebolla amarilla picada
  • 1 cucharada Aceite de oliva
  • 2 diente Ajo picado
  • Sal
  • Pimienta negra recien molida
  • 1 y 3/4 taza Caldo de pollo
  • 1 taza Quinoa seca
  • 1/4 cucharadita Tomillo seco
  • 2 y 1/2 taza Florecillas de brócoli frescas y picadas
  • 120 gramos Queso cheddar rayado

Preparación

  • Calientamos el aceite de oliva en una sartén profunda a fuego medio-alto. Una vez que esté caliente, agregamos la cebolla y salteemos por 2 minutos, luego agregamos el pollo y cocinamos por 2 1/2 minutos revolviendo ocasionalmente.
  • Agregamos el ajo y salteemos por 1 minuto más (el pollo debe cocinarse en el exterior, pero en este punto no es necesario que esté completamente cocido porque hervirá y hervirá a fuego lento).
  • Agregamos el caldo, la quinoa y el tomillo y sazonamos con sal y pimienta al gusto. Dejamos que hierva a fuego lento, luego cubrímos, reducimos el fuego a fuego lento y dejamos que se cocine por 12 minutos.
  • Luego levantamos rápidamente la tapa, espolvoreamos el brócoli sobre la parte superior, los tapamos y cocinamos a fuego lento unos 8 minutos más o hasta que la quinua y el brócoli se hayan cocido (puede haber un poco de caldo en la parte inferior aún en este punto y podemos escurrir con cuidad si así lo queremos, !solo no viertas todo por el desagüe!).
  • Espolvoreamos el queso por encima, cubrímos y dejamos de 1 a 2 minutos hasta que el queso se haya derretido.