Saltar al contenido
Recetas con Pechugas de Pollo

Pechuga de pollo rellena con mantequilla de hierbas

Pechuga de pollo rellena con mantequilla de hierbas

Hacer pollo en la parrilla tiene sus trucos: para que la carne esté húmeda y con sabor, basta rellenar y cuidar la temperatura del fuego. Sabiendo esto hoy vamos a preparar una rica pechuga de pollo rellena con mantequilla de hierbas.

La carne blanca de pollo tiene dos problemas derivados del bajo contenido de grasa: no es muy sabrosa y se seca. Colocarla a la parrilla ayuda. Le da un gusto de ahumado y un hermoso tostado a la carne. El lado malo es que agrava el segundo problema. ¡Pero tenemos la solución!

El medio más simple de mantener la pechuga de pollo húmeda y sabrosa en la parrilla es poner la grasa y el sabor allí dentro. Es decir, rellenarla.

Anteriormente ya habíamos preparado una deliciosa tarta de pollo con batata dulce, esta vez nos toca llevar la pechuga de pollo a la parrilla. ¡Vamos!

Pechuga de pollo rellena con mantequilla de hierbas

Lo mejor de hacer para rellenar es tomar la pechuga de pollo todavía con hueso y piel, hacer un corte y llenar con mantequilla o aceite.
Si se mezcla la mantequilla o el aceite con estragón fresco, albahaca, romero, tomillo, cebolleta, ajo asado u otro condimento, el resultado es aún mejor.
Raciones 4 porciones

Ingredientes

  • 4 cucharada Mantequilla derretida
  • 2 cucharada Hierbas aromáticas frescas y picadas
  • 4 Pechuga de pollo con hueso
  • Sal al gusto
  • Pimienta al gusto
  • Limón en rodajas

Preparación

  • Preparamos una parrilla de carbón o de gas con fuego medio / alto – ella debe quedar unos 15 centímetros encima del fuego y con parte fuera de él para cocción indirecta.
  • En una vasija, mezclamos la mantequilla y las hierbas.
  • Con un cuchillo, hacemos un corte de 5 a 8 cm en la parte más gruesa de cada pechuga, abriendo una cavidad lateral. Rellenamos con la mantequilla de hierbas y también esparcimos por toda la superficie.
  • Ponemos el pollo en el lado más frío de la parrilla con la piel hacia arriba y giramos cuando se derrita un poco de grasa. Una vez que la piel pierda el aspecto de cruda (unos 20 minutos) ponemos el pollo sobre el fuego. A la parrilla, girando hasta dorar y la carne esté cocida.
  • Servimos con rodajas de limón.

Si te ha gustado la receta, si ya la hiciste o si puedes mejorarla; dejame tu comentario en la parte de abajo y recuerda compartir esta receta en tus redes sociales.